Please follow and like us:
14

Cuando las Artes Marciales”te hablan”

Hace algunos años, un maestro me estaba dando algunos consejos para enseñar. Yo empezaba a ser instructor y tenía muchas dudas respecto a la didáctica, pues me empezaba a dar cuenta que cada alumno entiende y aprende de maneras individuales y muy diferentes, así que me sentía un poco confundido… ¿Cómo enseñar la misma técnica a personas diferentes que asimilan el conocimiento de formas diferentes y que además tienen una capacidad motriz tan diferente?, le pregunté a mi Maestro, y él me contesto, tú sigue practicando enseñar y sigue entrenando y no te preocupes, ALGÚN DÍA, EL ARTE MARCIAL “TE VA A HABLAR”.

En ese momento no entendí un carajo de lo que me estaba hablando, pero ahora, con el paso de años y conforme he madurado como persona y las artes marciales mismas han madurado en mí, he llegado a comprender este gran principio.

¿Qué significa que las artes marciales “te hablen”?

El Centro motriz

En mi enseñanza del cuarto dragón, explico que con base en mis investigaciones, hay 4 áreas de nosotros mismos que se manifiestan como entidades independientes, y aunque éstas las percibamos como una sola cosa en la cotidianidad de nuestras actividades diarias, en realidad están separadas, tienen deseos diferentes, se mueven en nosotros a velocidades diferentes y también tienen una evolución independiente las unas de las otras. Una de estas “entidades” es el centro motriz o centro del movimiento.

Cuando nacemos, nuestro centro del movimiento empieza a desarrollarse y entonces vamos desarrollándolo gradualmente. Pasamos de los movimientos “instintivos” a los movimientos que hay que desarrollar intencionalmente, como hablar, caminar y correr. De hecho, estas habilidades son las que se describen en la pedagogía como “Estimulación temprana” en los niños: Habilidades motrices gruesas, finas, equilibrio, fuerza, etc.

Una vez que dominamos estas habilidades motrices básicas, podemos entonces aspirar al desarrollo más elevado de nuestro centro motriz y empezar a practicar movimientos cada vez más sofisticados que requieren de muchos pequeños movimientos involucrados que son muy difíciles de aprender y dominar.

Esta es la esencia de los grandes maestros de cualquier arte motriz o deporte. Es a lo que aspiramos cuando empezamos a practicar nuestro deporte favorito: Alcanzar el dominio total del centro motriz y expresar a través de nuestro cuerpo la extraordinaria belleza de estos movimientos.

Las habilidades motrices superiores

En todos los deporte y artes motrices, existen “leyendas” que dicen que uno puede alcanzar un estado de consciencia más elevado ejecutando nuestros movimientos, y que en ese estado el movimiento prácticamente nos ocurre por sí mismo, como si no fuéramos nosotros los que nos estamos moviendo, como si una fuerza externa se hubiera apoderado de nuestro cuerpo y se estuviera expresando a través de él.

En el baile Flamenco de habla del “Duende”, que es lo más cercano o lo que estoy hablando. ¿Viste la película “El Cisne Negro”, con Natalie Portman? Si no la has visto, te recomiendo que lo hagas pues allí hay otro ejemplo de lo que estamos hablando, además de que es una excelente película.

En esta película la protagonista (Natalie Portman) hace el papel de una bailarina de ballet que tiene que representar a los 2 cisnes, el negro y el blanco, en la obra del lago de los cisnes. Ambas representaciones son diametralmente opuestas, pues el cisne blanco es toda dulzura y el negro es la pasión, la seducción desbordante y descarada. Pues bien, ella en su personalidad, es un poco más como el cisne blanco, así que no tiene problemas en representarlo, pero cuando se trata del cisne negro, ¡simplemente no puede hacerlo!

Bueno, mi intención aquí no es hacer una trivia sobre la película, sino ilustrar cómo es que podemos en determinado momento alcanzar la expresión perfecta del movimiento hasta que éste “nos hable”… Casi al final de la película, ella logra conectar con esta parte de su motriz y ¡por fin consigue ejecutar el papel del cisne negro, con una gracia extraordinaria!

Pues bien… Esto es que un deporte te hable, cuando eres capaz de concentrarte, de reunir todo de ti: tu mente, tu atención total, tus emociones, y te entregas al movimiento de tal manera, que “algo” despierta en ti que se expresa en su máxima plenitud motriz. En el caso de las artes marciales ESO ES QUE EL ARTE MARCIAL TE HABLE.

Una vez que has podido “tocar” este nivel de expresión motriz, cuando estás enseñando, entonces el arte marcial continúa hablándote, es decir, debido a que has podido sentir una expresión motriz tan rápida y tan elevada, te es muy fácil entender la raíz mima de los movimientos y no nada más de los tuyos, sino de cualquiera de tus alumnos. Te es muy fácil ver en qué punto de su evolución motriz se encuentra, y también te es sencillo deducir qué didáctica usar para ayudarlo a dominar un movimiento en específico.

De a cuerdo a mi experiencia y conocimientos, creo que este tipo de entendimiento y expresión motriz, no depende del centro motriz únicamente, me parece que deben haber más centros involucrados, sino es que los 4 trabajando en perfecta armonía: El intelectual guardando silencio, dejando de etiquetar el movimiento y permitiéndole al motriz expresarse por sí mismo, el emocional, infringiendo la carga de energía necesaria a cada movimiento, ya sea sutil o siendo una explosión espontánea, el instintivo con los sentidos agudizados al máximo, y ¡por supuesto! El motriz súper entrenado para poder moverse con tanta gracia

Alcanzar un nivel así no es nada fácil, pero en el fondo, es lo que más admiramos en el deporte y el arte ¿Nunca has ido al Cirque Du Soleil? ¿No te parece sorprendente y mágica la manera de moverse de los acróbatas y bailarines? ¿No es caso que reconocemos inconscientemente que allí hay una capacidad súper elevada lo que nos hace admirarlo tanto? ¿No es también el anhelo por alcanzar algún día una habilidad como esa lo que nos lleva a entrenar cada vez?

Cuando entrenes, no te permitas realizar los movimientos solo mecánicamente, intenta conectar más partes de ti, haz que tu mente esté en silencio, permite que tus movimientos fluyan naturalmente, involucra tus emociones y exprésalas en tus movimientos y agudiza tus sentidos constantemente. Si entrenas de esta manera, te aseguro que algún día, en el momento menos esperado… Las artes marciales también te van a “hablar” a ti…

Facebook Comments

You must be logged in to post a comment.