NO PAIN NO GAIN. Sin dolor no se gana

27 Feb 14 - 23:00

NO PAIN NO GAIN

Sin dolor no se gana

 


Una amiga que entrenaba Aikido, me contó que una vez le preguntó a su Sensei: “¿Cuándo dejaré de estar adolorida?”, y dice que su Sensei le contestó: “Cuando dejes de entrenar Aikido”…

El dolor es inevitable si quieres hacer ejercicio, así que es mejor que te vayas acostumbrando a él. Y ¿sabes una cosa? Esto no se aplica solo al ejercicio, se aplica a cualquier cosa en la vida.

Pregúntale a cualquier persona que haya tenido un logro importante en cualquier área y verás que detrás de su logro, está el dolor de su sacrificio para llegar allí. El dolor es parte de la vida y debemos abrazarlo. Y no hablo de que te vuelvas masoquista. No hablo de apego al dolor. Hablo de que entiendas que sin dolor, sin sacrificio, no hay logro.

Pregúntale a un guitarrista si no pagó el dolor de abrirse las yemas de los dedos tocando la guitarra, si no tiene la mano llena de cayos como resultado de las arduas horas de práctica. Tú debes haberlo sentido muchas veces y en muchas cosas. En las artes marciales, para ser bueno, tienes que pagar muchos precios que son dolorosos. El dolor de no salir con tus amigos por tener que entrenar. El dolor de tener que ir aun cuando no tienes ganas. Y por supuesto… el dolor físico…


Tal vez seas de las personas afortunadas que ya se dieron cuenta de esto y abrazan el dolor sin problema, pero si no lo eres, el día de hoy quiero animarte a que no le tengas miedo al dolor.
 

¿Sabes? El dolor físico solo son sensores en nuestro cuerpo, que nuestro cerebro interpreta. ¿No te parecería súper cool aprender a ser tan poderoso, que puedas controlarlo?

Además, déjame decirte que hay mucho placer en el dolor. Personalmente, yo adoro la sensación de calorcito que hay en mi cuerpo horas después de una sesión de arduo entrenamiento. Es como si sintiera textualmente, cómo mis músculos están mutando, cómo las fibras musculares rotas, están siendo reparadas y me regocijo en la idea de que en una horas más, ese músculo será más gordo y más fuerte.

Esa sensación de dolor me estimula y me ayuda a estar más presente, más despierto, más alerta y más dispuesto a hacer cosas. Como a los 2 días de hacer ejercicio, me siento renovado, más fuerte, más ligero y más lleno de vigor y energía. Y cuando me siento así, me es más fácil sentirme inspirado y creativo. Me siento imparable, como una locomotora. ¡Y eso me motiva a hacer más ejercicio!

Para mí, ahora, es al revés, ya no puedo vivir sin dolor, y cuando por alguna razón extraordinaria tengo que dejar de hacer ejercicio durante algún tiempo, inmediatamente me doy cuenta del cambio, pues ya no me siento con los mismo bríos para hacer cosas.

De hecho, el año pasado tuve una enfermedad que le llaman “codo de tenista”, tuve que dejar de practicar durante algunos meses, y… ¡No sabes qué difícil fue sentirme igual de inspirado y lleno de energía, sin entrenar!... Pero ¿sabes qué fue lo más grande que descubrí? ¡QUE LA MAYORÍA DE LA GENTE DEBE SENTIRSE ASÍ TODO EL TIEMPO!: Sin energía, sin inspiración para crear. Aletargados y sin vivir la vida con plenitud.


Así que, el día de hoy te invito a que te decidas por hacer ejercicio sin miedo al dolor. Si tienes el deseo de entrenar artes marciales pero te da miedo el dolor… ¡Enfréntalo!

Tal vez la primera semana no te puedas ni parar al otro día, pero después, tu cuerpo se acostumbrará  y el dolor ya no será molesto, al contrario, será estimulante y te pasará igual que a mí: Te sentirás inspirado y de lleno de energía para hacer muchas cosas.
 

Todas las personas que entrenan artes marciales se vuelven destacadas en otras áreas de su vida ¿sabes por qué? Porque se vuelven más eficientes, más enfocadas, más tenaces, se convierten en personas llenas de energía y vigor.

Piénsalo. El mundo está lleno de personas ineficientes y holgazanas. De personas que no les gusta su trabajo y que lo realizan siempre buscando la ruta del menor esfuerzo. Esas personas no tienen la suficiente disciplina, vigor, ni determinación como para ser quienes realmente quisieran ser, ni hacer las cosas que realmente quisieran hacer. No tienen el coraje para luchar por sus sueños.

Yo sé que si tú llegaste hasta esta parte de la lectura, es porque probablemente eres del otro tipo de personas, de esos que luchan por lo que quieren y que si por alguna razón, aún estás lidiando con la intolerancia al dolor del crecimiento, muy seguramente podrás resolverlo pronto.

Espero que este artículo te haya inspirado a hacer ejercicio y a abrazar el dolor de la disciplina que hay detrás de los logros grandes. Espero que te sientas lleno de vigor y que crees con inspiración todas las cosas que quieras crear con esplendor, y que algún día vengas y me digas: “Sensei, tomé tu consejo y ahora he cumplido mis sueños”… ¡Gracias por enseñarme a abrazar el dolor!...
 
¡”Ousss”!


Anonymous

Luis Mondaca

18 Sep 2016 - 06:29 am

Muy motivante sensei Muchas gracias......!!

集

30 Oct 2016 - 07:18 pm

gracias

Anonymous

Jose

08 Dec 2016 - 03:36 pm

Muy interesante.yo hace un par de año me opere de hernia de disco.y vivía con dolor q no me podía mover.dos por tres me quedaba doblado de tanto dolor.
Y no hacia ninguna actividad física por miedo a la operación.
Hasta q un dia decidi hacer algo para q me pase ese dolor que tenia.a mi siempre me gustaron las artes marciales.
Asi q me tome de coraje y ahora estoy asiendo sipalki do y la verdad que el dolor q tenía ya no lo siento tanto de apoco se me esta yendo.
Y lo bueno es q me ciento mas liviano y con mucha energía.
Cosa q ante vivía todo duro q me costaba moverme.

Agregar un comentario

Tu nombre o Ingresar

Tu dirección de correo (no se mostrará)

Mensaje *