Una historia Zen La humildad de un discipulo-Shilby

Shilby. La humildad de un discípulo

Una historia Zen

Se dice que en la India antigua vivió un hombre llamado Shilby, quien era un hombre lleno de soberbia. Era mezquino, mentiroso, interesado y egoísta. Un día Shilby decidió cambiar y fué en busca de un maestro espiritual. Cuando lo encontró, el maestro le puso muchas pruebas antes de aceptarlo como discípulo. Después de meses de trabajo y de demostrarle a su maestro humildad, por fin fue aceptado en el monasterio como el más humilde de los sirvientes. Lavaba trastes, fregaba pisos, limpiaba los baños y servía a los monjes. No tenía permiso para preguntar nada, y tampoco podía hablar mucho.

Después de algunos años en el monasterio, un buen día, el maestro entró a una habitación donde Shilby estaba lavando el piso mientras silbaba una dulce melodía. El Maestro le pregunto: “Eh ¿Cómo está Shilby hoy?” Shilby volteó y le contesto: “¿Shilby? ¿Quién es Shilby? El Maestro sonrió complacido y le dijo: ¡Por fin lo has conseguido!

Deja un comentario