Ser Uno con Todo – Ejercicio Espiritual avanzado

Ser UNO con Todo

La Enseñanza del Cuarto Dragón

Ejercicio espiritual avanzado

Te he dado la liga de esta página para que leas este ejercicio y lo practiques, porque creo que estás preparado/a para ello, de lo contrario no sería así.

Pensé primero en escribir este ejercicio en un documento privado, pero prefiero dejar un registro en la web de éste, para futuros alumnos avanzados que también estén listos para el ejercicio.

Como podrás darte cuenta, esta página no está en el menú del Sitio Web, y no puedes accesar a ella, a menos que alguien te dé la liga. Te pido que lo conserves así, no la compartas, no la hagas pública. Y este ejercicio, quiero que se quede entre tú y yo.

¿Por qué tanto misterio?

El ejercicio que estoy por compartirte, a mí me costó presentar 101 aforismos de memoria… ¡Y sin equivocarme ni una sola vez!

Mi maestro lo estableció así, porque decía que para poder dominar un ejercicio espiritual avanzado, primero tienes que tener un Centro Intelectual súper fuerte, súper enfocado, y la capacidad de ser persistente, tenaz, en el logro de algo. Decía también, que una persona que no tiene estas características, no se tomaría en serio este ejercicio, y que al contrario, en vez de ayudarle proporcionándoselo, le harías daño, pues contribuirías a su resistencia hacia lo superior.

Una persona que esté lista para este ejercicio ya tiene que tener un alto grado de NO – RESISTENCIA en su llamado hacia lo superior. Ya debe ser capaz de ver y entender con claridad, la realidad de lo espiritual. Si no es así, no podrá ver la belleza e importancia de este ejercicio.

Este ejercicio solo te va a servir, si eres capaz de ver su profundidad y belleza y para eso debes ser una persona sumamente sensible. El Reino espiritual solo es percibido si tienes una mente profunda, enfocada y un corazón sensible.

Yo creo que tú eres así, yo creo que tú tienes esas características, por lo tanto, he decidido que te compartiré el ejercicio, pero antes de dártelo, déjame contarte algo más.

Yo, en mi búsqueda espiritual, ya había escuchado hablar de este ejercicio y cuando lo concebí por primera vez, se me hizo muy bello, ¡pero nunca lo llevé a la práctica! ¡Porque no me lo tomé en serio! Creí que era demasiado fantasioso y me reí de él con ternura. Hice eso, porque en aquél entonces de mi vida, yo era alguien que siempre estaba deprimido o enojado, así que no me creía que una persona realmente fuera capaz de mirar la vida de esta manera tan hermosa. (No estaba abierto a mi llamado por lo superior).

Pero ¿sabes? Cuando lo recibí de mi maestro, en el contexto en que él me lo dio, un contexto muy parecido al que ahora yo te estoy dando a ti. Cuando lo hizo, en esa ocasión el ejercicio sí se me hizo una joya, algo muy preciado. Un regalo hermoso por atesorar, que hago de vez en cuando para elevar mi consciencia.

Te voy a contar un poco de mi experiencia con este ejercicio:

Hubo un tiempo en que lo hacía a diario. No me es fácil explicarte esto, pero… mi vida llegó a ser muy sombría y hostil, y cuando hice este ejercicio sentí tanto, pero tanto amor en mi interior, que quería volver a este estado hermoso de amor divino que sentía cada vez que lo hacía.

Para mí, hacer este ejercicio se convirtió en una especie de “vicio” positivo. Era mucho más que eso, se convirtió para mí en un refugio, en un lugar a donde iba en mi imaginación, era… como ir al cielo y luego regresar a la tierra, como si yo fuera “Linterna Verde” y fuera a “Oa” a renovarme.

Con el tiempo, me fui dando cuenta de que cada vez experimentaba menos y menos tristeza en mi vida, y que cada vez estaba menos enojado, y al contrario, cada día había más alegría y amor en mi corazón.

Soy un ser oscilante como cualquiera, así que estos estados de amor han cambiado de matiz a lo largo de los meses y de estos últimos años, y aunque he vuelto a tener episodios de tristeza y enojo, éstos ya no se comparan en lo más mínimo, a los estado emocionales negativos que llegué a experimentar en un pasado, y que afortunadamente nunca más he vuelto a sentir de esa manera.

Así que sin importar que siga habiendo todavía momentos emocionales negativos en mi vida, mi vida en términos generales, hoy día experimenta más amor que tristeza y más alegría que penas.

Los estados de consciencia que podemos experimentar cuando “tocamos” a lo Superior, son muy variados y tienen muchos matices: A veces son de amor puro y otras, son más intelectuales. A veces solo es silencio, pero un silencio hermoso y amoroso. Pero, para poder tocar una de estas escalas de consciencia, tienes que poder vibrar muy alto.

So, de eso se tratan los ejercicios, de que aprendas a vibrar alto, y el amor tiene una vibración muy alta. Entonces… ya que hablamos de todo esto te digo: Tómatelo muy en serio. Si vas a hacer este ejercicio, siéntete honrado/a por recibirlo. Entiende que tienes una fórmula en tus manos, que es capaz de elevarte a un estado de consciencia que cualquier humano desearía si lo entendiera.

El ejercicio

Ser UNO con Todo

Preámbulo

Para poder vibrar bien en la escala de este ejercicio, ya debes ser capaz de MEDITAR 1 HORA SIN PARAR.

La mala noticia es que para hacerlo, debes sentarte una hora. La buena noticia, es que cuando lo domines, ya podrás hacerlo de manera aislada. Cuando seas capaz de “catapultarte a ti mismo” desde el Do de la consciencia mecánica de los pisos de abajo, hasta el Do de la escala de arriba en todos tus centros, a velocidad, entonces, solo entonces, podrás hacer este ejercicio aislado, cuando quieras.

Grandioso ¿no? ¿Te imaginas poder cambiará toda tu perspectiva y tu percepción del mundo y pasar de un momento mecánico, desagradable o intenso, a un estado de amor puro, y sin importar lo que esté sucediendo afuera? ¡Woao, esos es poder para mí!

Para mí esto, es como Neo despegando del suelo para volar por los cielos, es como un súper poder, es como de repente activar tus poderes interiores cuando más los necesitas ¿Qué te parece? ¡Maravilloso! ¿No creees?

Crea una lista de música

Selecciona tu mejor música para la ocasión. Selecciona música que te ayude a evocar los pensamientos y las emociones que sean afines con el amor y la alegría subliminal, pero que al mismo tiempo sea intensa.

Medita con esta música, pero no te identifiques con ella, úsala solo como música de fondo. Como la música de fondo de un vídeo narrado. De hecho, hacer estos ejercicios es algo muy parecido a editar un vídeo. Editar el vídeo es tomarte el tiempo para prepararte para el ejercicio, y el ejercicio es como deleitarte en el vídeo que editaste previamente.

La meditación

Primero súbete, como lo hacemos en la clase. Sube tu estado de conciencia y percepción. Amarra a los centros, agudiza al instintivo, para a la mente y hazla que te sirva intencionalmente, que no divague, que visualice solo lo que tú le digas sin que se distraiga.

Haz que tu centro emocional vibre alto en alguna emoción sublime y visualiza algo sublime que te ponga sensible y amoroso.

La sensación del centro motriz debe desaparecer. Si haces bien esta primera parte de dominar a los centros, después de un rato, la sensación del cuerpo desaparece. Dejas de sentir el cuerpo, llegas a un punto en el que ya no estás consciente de él, pero sigues consciente de que eres una consciencia viva, una existencia inteligente de energía.

Cuando llegues a ese punto, (a mí me sucedía al principio como la mitad de la meditación), cuando llegues allí, empieza a visualizar lo siguiente, y hazlo de preferencia cuando entre la melodía que hayas escogido, de mayor impacto para el ejercicio.

La visualización

Quiero que tomes en cuenta que los ejercicios no son solo eso. Un ejercicio es una forma de experimentar lo que un hombre consciente experimenta cuando está conectado totalmente a la fuente.

Yo no puedo decir que ya estoy en ese estado, pero sí puedo decir que puedo tocar este estado muy a menudo, a voluntad y cada vez por estados más prolongados.

Un día me pasó súbitamente durante el ejercicio, que entendí que ya no estaba visualizando, sino que estaba ya conectado con el siguiente plano e intercambiando información con una Consciencia Superior que me reveló a través de esta visualización, que este ejercicio es en realidad una forma de acercarse al entendimiento que lo Superior tiene de nosotros, y me dijo que este ejercicio es una forma de ver el mundo a través de los ojos de lo superior, como Neo viendo en “Código Binario”.

Bueno, esto fue lo que se me reveló y es más o menos lo que te sugiero que visualices:

Yo, lo Superior, soy una consciencia cósmica. Soy un individuo cósmico, lo entiendas o no, lo creas o no. Esto es una realidad y no puede cambiarse. Yo soy, Yo Soy el que soy, Yo Soy lo que soy y no puede ser de otro modo.

Yo Soy tú y soy todo cuanto existe. Mi existencia era perfecta en el estado en el que Yo Soy estaba, antes del Big Bang y lo sigue siendo ahora, que mi universo se encuentra en el estado de aparente separación.

En el Universo nada está separado porque Yo Soy Uno. Soy uno y soy indivisible, por lo tanto, el estado de división solo es una ilusión. La verdad más elevada es que Yo Soy Uno con todo y todo es Uno conmigo.

Tú eres así, eres un Universo en ti mismo, eres uno con cada célula, con cada átomo y con cada partícula de tu ser y no puedes estar dividido, aun cuando para la perspectiva de tus células, todo esté separado. Eres todo tu ser de materia y también eres todo tu ser de energía no física extensión de mí mismo. Tú eres Yo y Yo soy Tú, pero al mismo tiempo soy todos, todas las personas, todos los animales, todas las plantas, todas las cosas. Soy las personas agradables y desagradables que conoces. Soy todos y cada una de ellas. Las personalidades tan variadas que ves en los humanos, solo son trajes que uso para vivir este mundo, gozarlo y regocijarme en su extraña y milagrosa existencia.

Yo soy el gusano, la mariposa, el ave, el león y la ardilla. Soy el árbol que se mantiene firme ante las tempestades, soy el mar y su vasto ecosistema, y soy toda la humanidad entera. Soy todos los humanos que han existido y existirán. 

Así que cuando me busques, mírate a ti mismo y mírame en todos y en todo, porque eso soy, Soy Tú y soy todos. Si me miras de ese modo, podrás darte cuenta que también soy dicha, que soy amor y que me siento grandiosamente hermoso y esplendoroso, que me regocijo y celebro mi hermosa creación.

Cuando soy gusano, siento dicha y me siento poderoso atravesando la tierra con mi enorme poder, soy como una excavadora viviente poderosa y aplastante. Y cada vez que salgo a la superficie, siento el esplendor de la vida flotando en el ambiente.

Cuando soy ave, me regocijo con amor, en el viento, el aire y mis hermosas alas, me siento como un avión viviente, resultado de la ingeniería más avanzada, proveniente de la vastedad de mi inteligencia raíz. Me regocijo en mí, en la creación, en las partículas que me forman, en la magia que representa cómo estas partículas han creado mi cuerpo y entonces, volar me es una experiencia esplendorosa.

Cuando soy pez, me siento libre, feliz y lleno de vida, lleno del esplendor de un ser primitivo e instintivo, gozando de la inmensidad del mar sin preocupaciones, ni miedo.

Y cuando soy humano… ¡No sabes qué regocijo es habitar este hermosísimo cuerpo! ¿No te parece hermoso y perfecto como a mí? Eres, este cuerpo, es una obra de la ingeniería más sofisticada y avanzada jamás concebida.

Soy esta perfección, Soy esta creación, Soy la naturaleza, Soy la evolución, Soy el reino material y no material, Soy Todo, Soy tú y te amo con todo mi Ser. Así que cuando veas el mundo, cuando veas a los animales y cuando veas a tus hermanos los humanos, sabe que Yo Soy y estoy allí, y ámame en ellos, ámame en todo y en todos, y entonces seremos como 2 enamorados, en el romance más elevado al que cualquier criatura viviente podría llegar a aspirar jamás. De esta manera sé uno conmigo y permíteme Ser Uno contigo…

Te compartí más o menos en palabras lo que me dijo mi Ser Superior la primera vez que hice el ejercicio, palabras que registré en mi diario. Te deseo que tengas la fuerza para hacerlo y para tomártelo en serio. Y te deseo de todo corazón que puedas ver el mundo desde los ojos de lo superior en ti, para que corrobores por ti mismo todo lo que te acabo de decir.

Por favor no compartas este ejercicio con nadie que creas que no está listo para él, y también te pido que no lo compartas hasta que tú ya seas diestro en él.

Sé que te surgirán dudas, preguntas y muchas inquietudes a partir de esto y por favor compártelas conmigo, por correo, o en persona si quieres. Cuenta conmigo para asistirte, para mí es un honor y un gozo hacerlo.

¡Namasté!